Monday, March 05, 2007

Buscando Nortes


Posted by PicasaUn tema un complicado es comparar niños. Dicen que ni entre niños regulares hay que comparar, mucho menos entre Downs. Y sin embargo pienso que siempre hay que buscar referentes.
Les explico mi experiencia, que a raíz de una conversación por Chat con Jorge, papá de Jorgito, me vino a la mente.
Resulta que uno se pone conocer otros niños con Down, siempre con la esperanza de encontrar un panorama esperanzador y niños que nos inspiren. Pero muchas veces uno termina con una profunda decepción, tristeza y preocupación en el alma. Muchos de los niños que uno va conociendo (sobre todo uno de nuevo papá) no son lo que uno espera. Muchas veces presentan conductas impropias o total incapacidad para socializar. Pues tengo que salir en defensa de estos niños: no es su culpa. No es su retrazo mental, concretamente. Es la forma equivocada y quizás hasta negligente con que fueron educados.
Científicamente está comprobado que un niño con Down no tiene un retrazo mental grave (salvo casos puntuales y por circunstancias que a veces incluso son ajenas al Down); y aunque así lo fuera la base del Proyecto Roma afirma que dicho retrazo es superable ya que la inteligencia se construye día a día. Pues bien, ¿qué cabe suponer entonces cuando vemos niños Down tan mal? Que los papás, por ignorancia, desconocimiento, falta de tiempo o interés, no sacaron a su hijo Down adelante.
Piensen en cuantos niños regulares fracasan en el colegio, universidad, trabajos, como padres da familia, etc. Pues bueno, si hubieran sido Downs, la historia habría sido aún peor.
Le decía entonces a Jorge que en este camino se trata de ver hacia el Norte: hacia el lugar que sirve de orientación para caminar con su hijo. Jamás vean hacia los niños cuyos padres no fueron capaces de sacar lo mejor de ellos.
El retrazo mental, obviamente, es una de las mayores preocupaciones de todo papá Down. Pues yo, cada vez que pienso en ello, me digo: Si Pablo Pineda, que cuenta ahora ya con 20 y tantos años (muchos tomando en cuenta los avances científicos), pudo salir adelante y sacar no una, sino dos carreras (cuando gente hay que ni bachillerato logra), ¿Mariana porqué no? Y mi respuesta es: La única posibilidad de que Mariana no lo haga es que mi esposo y yo nos demos por vencidos antes de tiempo, y eso no va a pasar. Un abrazo Jorge y Aida, ya van a ver que Jorgito va a estar fantástico.
Pd.: En la foto Mariana parada sostenida de la puerta de vidrio viendo a la Paula, nuestra perra cocker spaniel de 10 años... un día les pondré una foto de ella. Ha resultado ser un muy buen estímulo para Mariana.

6 comments:

Patti said...

Estoy de acuerdo tambien con Vanessa, cuanto nos cuesta a cada uno de nosotros salir adelante porque estamos rodeados de riesgos y obstaculos, y estos la mayoria de veces son las mismas personas... Mariana y Jorgito ni se imaginan lo que esta en la mente de las demas personas, asi que ellos viven mucho mas felices y en paz que estas personas(incluso que nosotros), pues entonces aprendamos a ellos y dejemonos llevar por el norte como dice Vanessa y sobre todo por el amor!! Que Dios bendiga a todos los que se esfuerzan por sacar a adelante a sus hijos!!!

Patti said...

Me he quedado pensando mucho en este blog que recien publicaste Vanessa, y realmente deberia existir un espacio como este para hijos que carecen del amor de sus padres, que por sus profesiones, ambiciones, y por tantos muchos motivos los descuidan de afecto amor y atencion que al final de sus vidas se convierten en un fracaso total!! Y a esos son los que la gente llama ninos "regulares"? Los padres somos los que sembramos, abonamos y regamos a nuestros hijos, ellos solamente cosecharan....

Jorge said...

Vanessa, ahora entiendo porque me preguntabas si habia visitado tu Blog, pues justamente de este tema estuvimos chateando, pues dejame decirte que si como el Proyecto Roma afirma: "la inteligencia se construye día a día" me comprometo con mi esposa Aida, a ser los ingenieros de la inteligencia de mi hijo, y por un Norte no me aflijo ya he nombrado como tal a Marianita, y si por un momento se olvida, me basta un click a mis favorites en el explorer para ver sus avances, guiados por su admirable madre.

Vanessa said...

Hola Patti. Pues no es tan así. La gente cree que los niños Down no perciben y no se dan cuenta. Pasa que son tan nobles que son incapaces de herir u ofender a nadie. Pero ellos saben bien cuando alguien los mira mal y saben perfectamente que tienen la vida difícil. Eso lo concluí de la entrevista de Pablo Pineda. El sabe bien sus limitaciones, no es que vivan en otra dimensión como me dijo el médico a mí. Ahora, el caso es que hasta de eso hay que apreder a sacar ventaja.

Eso exáctamente: somos como los ingenieros de la inteligencia de nuestros hijos. Y de todos, no sólo los que tienen Down. Eso es lo que la gente no comprende. Y qué tarea más difícil, no?

Patti said...

Hola otra vez, yo me referia especificamente a esta edad en que estan Mariana y Jorgito, que ellos asi como cualquier nino o nina "regular" no logran saber cuan preocupados estan sus padres o familiares por ej cuando reciben la noticia o cuando estan en medio de una crisis, etc, claro, ya despues de cierta edad perciben cada mirada, cada gesto, el tono con que nos dirijimos a ellos y esos son los inputs que ellos van recibiendo y los hacen desenvolverse con seguridad en el futuro... Nunca quise decir que los ninos Down no se den cuenta del mundo a su alrededor me explique mal.... :(

Vanessa said...

ahhhh, ya decía yo. No pero está bien, fijate que mucha gente lo piensa... y bueno no es su culpa. Es la idea que se ha vendido. Sí, ahorita tan chiquitos ven las cosas ir y venir y ni por enterados. Saludos.