Friday, May 09, 2008

Día de la madre en el colegio

Ayer celebramos en el colegio al que asisten mis hijas el día de la madre. Me tocó participar en varios juegos junto a ellas, y no puedo describirles mi felicidad.
Hace tan sólo dos años, bien recuerdo -Mariana tenía un mes de nacida y yo aún no podía ni manejar debido a la cesárea - asistí a otro acto del Día de la Madre, en el que únicamente participó Valeria. Y fue muy triste. Veía a mi hija mayor y no sabía cómo iba a ser su vida de ahora en adelante, porque tampoco sabía cómo iba a ser la mía. ¡Nos había nacido una niña con Down! ¡Qué cosa tan terrible!, pensaba yo en ese momento.
Pero ayer, jugando junto a ambas, viendo a Mariana desenvolverse entre sus compañeros, me di cuenta que sufrí por gusto.
Mis dos hijas son fabulosas. Con ambas me siento realizada como mamá y como ser humano. La gente las mira como yo las veo: como dos niñas que luchan por crecer y entender este mundo complicado.
Al final del evento, no pude resistirme y le pregunté a María Leonor, la maestra, por el desempeño de Mariana.
Es como cualquier otra, me contestó. Con sus dificultades como todos, pero está todo normal, todo muy bien. Yo casi podría decirle que a la niña no se le nota el Down.
Y esas palabras fueron, al final de cuentas, mi mejor regalo del Día de la Madre.
Soy una mamá feliz. Dios me dio dos hijas fantásticas y muy luchadoras. ¿Que más podría pedirle a la vida? I have it all.


Posted by Picasa

2 comments:

Anonymous said...

Feliz día de la madre a todas las mamás arrechas como ustedes!

Vanessa Núñez Handal said...

Gracias!