Thursday, February 22, 2007

El dolor es directamente proporcional a los prejuicios


Posted by PicasaSé de gente que cree que los niños Down son violentos, o que el Down se pega, se contagia, se hereda. ¿Qué ocurre cuando a estas personas les nace un bebé con Down? Porque han de saber que todos tenemos exactamente las mismas posibilidades de tenerlo (incluso Mariana en un futuro). Por cada 600 nacimientos nace un niño con Down, ese es un porcentaje elevado. Más que ganarse la lotería (como dice Pancho). Pues bien, esas personas que con tanto miedo y tanto prejuicio miraban antes a las personas Down, al tener un hijo propio afectado con el síndrome sienten que el mundo se les terminó. Sus prejuicios se les revierten y se aplican a lo más querido que hay en el mundo: un hijo. ¿Terrible, no? Parece pesadilla, y lo es.
Pues bien, a medida que va pasando el tiempo uno va viendo que el bebé no se diferencia mucho de otros bebés, que el niño sonríe, que el bebé se abraza a uno, etc. Entonces, no es que uno vaya aceptando la situación o el dolor vaya disminuyendo, sino que son los prejuicios los que se van destruyendo. Ese bebé nos va enseñando lo equivocados que estábamos respecto de las personas con Down. ¡Qué vergüenza da descubrirlo!
Entonces, una forma efectiva para aliviar el dolor es no tener prejuicios.
Pero no es tan fácil. Son siglos y siglos de pensamientos equivocados respecto de las personas con Down. Son miles de comentarios acumulados en la conciencia. Cientos de temores y conceptos erróneos. Eso no se borra tan fácil. Pero por un hijo… por un hijo se vuelve a nacer.

2 comments:

Patty said...

si Vanessa, tienes toda la razón y con lagrimas en los ojos es cierto hay gente que te ve como cuando uno tiene una enfermedad por eso a míme gusta que Ma. Andrea esté tan independiente, como los demás niños ahorita entró en una etapa, que ella sola se quiere cambiar y me alegra porque según mi hermana, es la etapa correcta, así que demostremole a las personas que los DOWS son exactamente igual que nosotros si nosotros los ayudamos con amor y confianza, por ejemplo: hay gente que me dice YA COME SOLA; Y SABE DONDE ENCENDER LA TV O EL RADIO; AVISA PARA IR AL BAÑO SOBE LOS NUMEROS DEL ! AL # JA; JA; JA; y así etc, de todo o lo poquito que ella sabe se asombran muchas veces, ellos creen que solamente sentados con un babero de por vida no caminan no hablan no rien, el pediatra de Ma. Andrea nos dijo algo muy cierto cuando se la llevamos a el por promera vez,, por que el es pediatra neonatologo, y mi esposo le preguntO ¿ hay que hacerle el careotipo para ver, que tipo de Down es? y el (pediatra)claramente dijo, mira vos chino igual le tenés que poner las vacunas , vestirla, regañarla, amarla cuidarle desvelarte, celebrarle sus cumpleaños, de que te sirve a vos un papel, que dig qque tiene si lo que vos sabes es que ella es tuhija, tu sangre, en mi opinion no hay necesidad de eso, y tiene razón la verdad no tengo más hijos por el momento pero según me cuentas todos los papas a todos los hijos nos aman igual

Vanessa said...

Pues es que sí: a la larga uno termina descubriendo que no hay mayor diferencia entre un bebé regular y un bebé con Down. Pero la gente tiene prejuicios, y uno debe luchar por romperlos. Nuestros niños no tienen por qué ser víctimas de la ignorancia ajena. Por eso fijate, la ignorancia es el peor de los pecados, porque no te afecta a tí, sino a los que están a tu alrededor. Pienso que el 1er deber de un papá Down es informarse y estar constantemente informándose, para que su ignorancia no pase a ser un obstáculo para su hijo. Saludos.