Sunday, February 25, 2007

Universidad y Down

Posted by PicasaAsistí a un congreso donde se expuso el caso de Pablo. Una persona de entre el público levantó la mano y dijo: “Pero tampoco hay que fijar las expectativas de los niños con Down en este muchacho, porque él tuvo una educación privilegiada. Muchos de los Down no pueden ir a la universidad porque los padres no tienen la capacidad de costear una educación similar”.
Bien, de la entrevista de Pablo se desprende que él es un muchacho de clase media, que su educación no fue cara, sino distinta, y que sus padres hicieron muchos esfuerzos (diarios y de la vida cotidiana más que económicos) para sacarlo adelante. Pequeñas cosas como obligarlo a irse solo al colegio. Suena minúsculo, pero es inmenso tomando en cuenta la independencia y autonomía que ese sólo hecho puede desarrollar. (Lo importante es permitir que el niño tenga vivencias que le permitan desplegar sus capacidades).
La Doctora (Milli Cordero creo que era su nombre) retomó el micrófono en la misma conferencia y le contestó a esta persona: “¿Pero se da cuenta que ahora estamos discutiendo sobre expectativas y posibilidades de que los niños con Down vayan a la universidad? Antes de Pablo Pineda, esta discusión no habría ni si quiera tenido sentido.” Excelente respuesta, me pareció.
Pues bien, a mí me da igual que la gente diga que Mariana es Down y que por eso debe recibir “terapias” (demás está decir que la sola palabreja me genera gastritis) y que tendrá retrazo mental. Mi hija irá a la universidad (de eso nos encargaremos nosotros, con los ojos puestos siempre en que la educación que hoy reciba será la base de su futuro), a estudiar, si ella quiere abogacía, economía, pintura o literatura, me da igual, que ella escoja (de eso se encargará ella). O si no quiere ir porque se enamora y decide casarse, también estará bien (es su decisión). Pero nosotros (su familia) y nuestras expectativas respecto de sus capacidades no hemos de ser un obstáculo a las grandes potencialidades que nos ha demostrado que tiene. En unos años les estaré contando qué decidió Mariana.
Pd.: En la foto, Mariana en sus clases, probando una piscina de crema batida. Valeria saboreando la receta.

5 comments:

patty said...

Hola Vanessa, espero que hayas pasado un finde, muy bonito, te cuento que ayer, me encontre en Hiperpaiz, a unos papas Down y empezamos a expresar o exteriorizar, nuestros sentimientos en común, ellos tiene un chino, de 3 años 5 meses al igual que Ma. Andrea, ellos hicieron su fundación cuando se dieron cuenta del Down del bebe, y ahora cuentan con 50 alumnos en totasl, ellos nos contaron ayer que el año pasado se celebró internacionalmente y por primera vez en el mundo el dia del Sindrome Down, que el 21 de marzo y que para ese dia estamos cordialmente invitados al Zoologíco pues ahí van hacer la actividad saludos Patty

Vanessa said...

Hola Patty. Yo los conozco. Su historia salió un día incluso en CNN. Estos papás vendieron todas sus pertenencias para hacer la fundación. Ellos están en Mixco. Esta señora (se me ha olvidado el nombre por ahora) llegó a Unicar a dar información. Es una gran labor la que ellos realizan!
No sabía que el 21 de marzo (día del solsticio de verano) se celebraba el día de las personas con Down!!! Pues vamos a celebrarlo por todo lo alto! Gracias por informarme. Un abrazo.

Aldebarán said...

Grandes noticias y una hermosa foto. ¿Baño de crema batida? ¡Rico!

Vanessa said...

Jajaja... súper rico! Y no sólo se siente rico, sino que también sabe rico! De ahí por su puesto salió la idea de hacer turrón y cocer espumillas. Saludos.

Vanessa said...

Hola Patty. Mirá, encontré la tarjeta de la fundación que mencionás: se llama Asociación Guatemalteca para el Síndrome de Down (AGSD) y la directora se llama Irene V. de Salazar. Tienen una página web: www.downguatemala.org y el teléfono es: 2277-5930 y 5608-9535. Saludos.