Tuesday, January 30, 2007

Las piernitas de Mariana

Bueno, está bien... no me lo puedo resistir: esta es Mariana usando sus tennis para lo que sirven: pararse en firme.
Resulta que Jenny (que tiene ocurrencias divertidas, pero siempre útiles) le puso sus tennis con pijama y se la enrolló en la espalda, tal como se puede ver en la foto.
Tiene buenas piernas mi gorda (salió a la madre) y se ve divina con su pañal y sus zapatitos. Luego les subo otras...
Posted by Picasa

4 comments:

Krisma said...

Hola Vanessa:

Qué bien que marianita ya empieza a tratar de caminar. Te diré que a mí me costó muuuucho que Valeria aprendiera y mira que no tiene nada en contra. Valeria aprendió más o menos al año de vida. Eso sí, y tú lo has visto, come de todo, duerme bien y obedece. Ahora lo que nos está costando es que hable, con dos años y siete meses no quiere hacer mucho esfuerzo. Se maneja en un estandar de 50 palabras, pero eso no es sufienciente. Yo veo a los demás niños de su edad que hablan perfectamente y que no puede ser que Valeria ni se le entienda nada. Pero, y aquí viene la reflección, cada niño tiene su ritmo. Nosotros seguimos estimulando a Valeria y sabemos que cuando hable bien no vamos a saber como callarla. Trato de no compararla, de no esforzarla, de ser firme cuando balbucea y decirle que hable bien, de repetir palabras hasta el cansancio, de cantarle y leerle, etc. He aprendido que ser madre se aprende un poco cada día y que cada niño es diferente en su aprendizaje.
Perdona que me salí del tema. Pero estoy contenta con lo de Mariana y estoy muy segura va bien, mucho. Nuestras niñas hacen lo que otras no hacen: vivir felices. Esa es la lucha ¿no?

Hilma Monsanto said...

Hace pocos días tuve la suerte de asistir a una de las clases de Mariana con la fantástica Jenny. Digo suerte porque sin un problema parecido, dudo que alguien haya tenido esa linda experiencia. Vanessa me invitó, segura de que me iba a poner muy contenta al ver los adelantos de Mariana. Y así fue. La clase ¡una fiesta! Música especial de niños, alegría, una gran ternura y comunicación entre Jenny y Mariana, satisfacción y un gran amor en los ojos de Vanessa, y Valeria y su osito haciendo exactamente lo que hacían la profesora y su alumna. Todos cantamos, llevamos el ritmo, nos reímos, y aplaudimos cada esfuerzo de Mariana quien, sin muestras de cansancio gateaba esperando llegar a donde la esperaba el premio. Sus piernitas no desmayaron ni un minuto cuando los ejercicios eran estar de pie. Y sus ojitos, chinitos y lindos, no dejaban de observar la boca de Jenny que le cantaba enseñándole las vocales. Terminó la clase y yo hubiera querido que siguiera... como sigue cada día, con nuevas lecciones, con más adelantos, con un desarrollo admirable e igual al de otros niños, pero que en el caso de Mariana lo valoramos el doble. Sí, quedé asombrada de los logros de esta gordita querida, de su inteligencia, de su esfuerzo, de su lucha. Excelente profesora Jenny. Extraordinaria mamá Vanessa.

Downs cambiando al Mundo said...

Hola Krisma... tenés toda la razón. Cada niño lleva su ritmo y no hay que compararlos. Sin embargo, en el caso de Mariana, yo debo estar muy muy atenta a reforzarle las áreas que pudiera llevar con retrazo. En el caso de un niño normal, su desarrollo está garantizado, en el caso de Mariana eso podría resultar en un desarrollo que no le permita alcanzar otros niveles. Los niños son niños ante todo, con down o sin él, y tenés total razón, lo que importa es su felicidad. Un abrazo y un besito a la Vale.

Downs cambiando al Mundo said...

Hola Schmoock. No, si Mariana tiene su barra, vos entre ellos. No sabés lo que te agradezco que te hayás puesto a la par mía en esto. Has pasado momentos fregados conmigo, y pues era justo que compartiera contigo también los lindos... mis gorditas tienen suerte de contar con la Tía Hilma (aunque les enseñés a reirse como vieja escandolosa!!!).